En esta entrada te presentamos las reseñas de los libros de Aristóteles. La obra del Estagirita es tan extensa que no dejó ningún tema sin explorar. El discípulo de Platón se ocupó de la física, metafísica, retórica, política y del alma, así como también de la lógica. A continuación, te presentamos las obras de Aristóteles con sus correspondientes reseñas.

Libros de Aristóteles

Reseñas de libros de Aristóteles

A continuación te presentamos un listado con una breve reseña de las obras más importantes de Aristóteles. Como te dijimos anteriormente, el Estagirita se ocupó de diversos temas, como la metafísica, la ética, la poesía, entre otras.

Metafísica

Libros de Aristóteles Metafísica

Entre los libros de Aristóteles la Metafísica es, sin dudas, la obra más preponderante del Estagirita. Sin embargo, ésta no fue concebida como un tratado, sino que se trata de escritos independientes que se ocupan de asuntos y temas que están «más allá de la física», lo que Aristóteles denominó la filosofía primera: la ciencia que se ocupa de todas las cosas que son en tanto que son.

Ética a Nicómaco

Estas obras se apartan, pues, de toda casuística moral, así como de los planteamientos propios de los modernos libros de autoayuda encaminados a obtener un estado de felicidad y de bienestar. Su propósito de realizar la excelencia humana consiste en mantener una actividad adecuada de las mejores facultades del hombre, y es en este marco en el que se analizan virtudes como el coraje, la generosidad y la equidad, así como las tareas intelectuales del conocimiento y el juicio adecuado o sabiduría práctica, y las relaciones con los otros, especialmente la amistad (sin la cual la vida no merecería la pena).

Ética a Nicómaco

Entre los libros de Aristóteles más conocidos se encuentra este: la Ética a Nicómaco. La parte divina del ser humano, dice Aristóteles, la que lo distingue de las bestias, es la razón, por eso todos los bienes materiales, morales y de amistad se valoran según si favorecen la actividad intelectual y la contemplación. Esta concepción acerca de la excelencia humana se complementa con la tesis aristotélica de que el hombre es un «animal político», es decir que necesita vivir en compañía de sus semejantes no sólo para satisfacer las necesidades materiales sino para compartir con ellos objetivos de índole social y moral, lo que engarza las Éticas con la Política.

El principal de estos escritos es la Ética a Nicómaco, selección realizada por su hijo a partir de las notas que el autor utilizaba para sus lecciones en el Liceo. Esta obra de Aristóteles se aborda, por primera vez en la literatura universal, la ética como rama filosófica independiente.

Acerca del alma

La obra Acerca del alma de Aristóteles se enmarca en el grupo de obras del Estagirita dedicadas a la naturaleza orgánica y a los seres vivos. El filósofo entiende al alma como principio de vida, lo cual explica que en este estudio combine cuestiones de psicología y de fisiología. Percepción, memoria, sueños y vigilia, respiración, movimiento son algunos de ellos.

Acerca del alma de Aristóteles

Se trata, sin duda, de una concepción naturalista muy distinta de las espiritualistas propias del platonismo y el cristianismo, sin connotaciones religiosas y apegada a las ciencias particulares. El filósofo define el alma como principio vital o animador, que subyace a todas las funciones manifiestas, desde la reproducción hasta la actividad intelectual.

Por eso, aunque este tratado no instituye un dualismo ni separa el alma del cuerpo, tampoco la desustantiviza, sino que se mantiene irreductible tanto como potencia o posibilidad de vida como acto vital efectivo. Por otra parte, hay que destacar que la riqueza de Acerca del alma ha alimentado una multitud de corrientes vitalistas hasta nuestros días. Además, no podemos dejar de señalar que esta obra ha ejercido una gran influencia tanto en psicología (por su teoría de las facultades) como también en teoría del conocimiento.

Política

Sabido es que Aristóteles definió al ser humano como un «animal político», ya que solamente puede satisfacer sus necesidades y anhelos en el marco de una comunidad, remarcando que nadie desea una vida apartado de sus semejantes. Por consiguiente, la realización del individuo debe ir de a la par del bien de los restantes miembros de su comunidad. De esta manera, se logra una estrecha relación entre la naturaleza humana, el bien humano y la comunidad política, vinculación en la que se consolidan y mejoran recíprocamente.

Política de Aristóteles

Es en esta organización política la que hace posible que el individuo desee participar en su organización, ya que ésta no solamente favorece su bienestar, sino que también le permite poner en práctica su dimensión moral por medio de la participación en los asuntos comunes, en la que podrá poner en práctica su dimensión moral participando en los asuntos comunes.

Aristóteles define al ser humano como «animal Político» porque sólo puede satisfacer sus necesidades y aspiraciones en el seno de una comunidad política, y puesto que es indeseable una vida humana al margen de la de sus semejantes, la realización del individuo debe llevar aparejado el bien de los demás miembros de su comunidad, que como en Platón es la pólis, organización completa y autosuficiente. Se da así una estrecha vinculación entre naturaleza humana, bien humano y comunidad política, que se consolidan, refuerzan y mejoran mutuamente: el individuo desea participar en el funcionamiento de su organización política, y ésta no sólo favorece su bienestar material y protección, sino que le permite ejercitar su dimensión moral mediante la participación en los asuntos comunes.

En la Política Aristóteles nos dice que el Fin de la pólis es el bien común, bien que se basa en una comprensión correcta de la naturaleza de la felicidad humana. Luego de haber realizado todas estas consideraciones, el Estagirita define las características del Estado ideal, tanto de las condiciones geográficas como de las económicas hasta los criterios para la restricción de la ciudadanía.

Poética

La inteligencia de Aristóteles no dejó asunto sin investigar. Además de la Física, la Metafísica, la Ética o la Política, el Estagirita abordó el estudio de la Poética. En este tratado, el filósofo analiza detalladamente, punto por punto, las características del Teatro Griego de su tiempo. Este estudio ha perdurado a lo largo de los siglos, ganándose un lugar entre las obras de referencia para abordar el teatro antiguo. Además, el filósofo remarca la importancia del efecto de las tragedias griegas en las emociones humanas, centrándose en el valor psicológico y moral del arte. Asimismo, Aristóteles crea conceptos que aún hoy perduran, tales como el de peripecia y catarsis, entre otros.

Poética de Aristóteles

Al igual como sucedió con su Lógica, la Poética de Aristóteles es sin duda el tratado de crítica literaria con mayor repercusión histórica de todos los que se han escrito. Tal es así que las ideas expuestas en esta obra están situadas en el centro de numerosas discusiones que rebasan el ámbito de la teoría literaria, afectando a la reflexión sobre el arte en su conjunto.

Retórica

Retórica Aristóteles

En este tratado el Estagirita se ocupa del arte de hablar, pero no al estilo de los sofistas, sino que va más allá de la persuasión y evalúa la realidad con la finalidad de tomar decisiones correctas.

Tratados de Lógica

Una inteligencia como la de Aristóteles no dejó tema sin estudiar. Y uno de ellos fue la lógica. En Aristóteles la lógica está constituida por una suma de obras (Categorías, Tópicos, Sobre las refutaciones sofísticas, Sobre la interpretación, Analíticos primeros y Analíticos segundos) que, juntas, forman el Órganon. La lógica en Aristóteles no es sino la condición previa y necesaria para poder pensar las categorías, es decir, la metafísica, la ética, la política y demás temas de los que se ocupó el Estagirita.

Su influencia fue determinante, pues sentó las bases de la lógica hace dos mil años: prácticamente, Aristóteles se ocupó de todo hace más de 2000 años.

Ver Volumen I en Amazon.

Ver Volumen II en Amazon.

Deja un comentario